[Revista Diplomacia] Acuerdo en ASEAN: en 2020 se pone en marcha el RCEP - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
19334
post-template-default,single,single-post,postid-19334,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

13 Abr [Revista Diplomacia] Acuerdo en ASEAN: en 2020 se pone en marcha el RCEP

El 4 de noviembre de 2019 culminaron las negociaciones que se arrastraban por siete años. En la etapa final India decidió no ser parte del acuerdo.

En medio de un contexto económico de incertidumbre y proteccionismo, un grupo de naciones de Asia y Oceanía lograron finalizar en Bangkok las negociaciones de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un tratado de libre comercio destinado a crear la alianza económica más grande del mundo. Los mandatarios de Australia, China, Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda y los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) -Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam- lograron finiquitar en la capital de Tailandia un pacto que aunaría cerca de un tercio del PIB mundial. En último momento India decidió no unirse al acuerdo señalando que ello podría perjudicar los intereses de ciertos sectores de su país, en áreas como agroindustria y manufacturas.

Bangkok fue durante tres días, desde el sábado 2 de noviembre hasta el lunes 4-, sede de la edición 35 de la Cumbre ASEAN. Al inicio de la reunión, a nivel de altos funcionarios y negociadores, Jurin Laksanawisit, ministro de Comercio de Tailandia señaló que ya estaban terminadas las negociaciones de 16 de los 20 capítulos del acuerdo comercial. Durante un par de días se avanzó en los trabajos mientras se esperaba la llegada de los presidentes y primeros ministros, para la etapa final.

Las primeras conversaciones para este acuerdo se dieron en 2012 y en esa etapa Estados Unidos pareció interesado en su desarrollo y en ser parte de él. En la coyuntura actual, el presidente Donald Trump no concurrió a la cumbre siendo representado por el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien.

Un mercado sobre el 30% de la población mundial

El RCEP, cuyas negociaciones se iniciaron de manera formal en la cumbre de la ASEAN de 2012 celebrada en Camboya, engloba cerca de un tercio de la población mundial. Cuando aún India se consideraba parte del acuerdo se dijo que el grupo representaba un Producto Interior Bruto de 22,6 billones de dólares (20,6 billones de euros) -o el 32,2 % del PIB mundial-. Además de aglutinar el 29 % del actual comercio mundial y el 32,5 % de la inversión mundial.

Con India fuera del acuerdo, el RCEP pierde peso, pero no deja de constituir un avance de trascendencia en medio de las tensiones globales en el campo del comercio. Se espera que el acuerdo sea ratificado en 2020 por los diversos países, con lo cual se eliminarán tarifas aduaneras a más del 90 por ciento de los bienes comerciados entre los socios. El pacto también cubre el comercio de bienes y servicios, inversiones, intercambio de propiedad intelectual, así como mecanismos para resolver las posibles disputas que surjan.

El mayor de los desafíos, apunta el economista tailandés Piti Sangam, de la Universidad de Chulalornkong, será ver cómo se implementa el tratado en los diferentes países dada la diferencia en desarrollo económico y sociocultural entre naciones tan dispares como, por ejemplo, Laos y Australia.

Las razones de India

India decidió quedarse al margen de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés) por “el interés nacional” de India, declaró Vijay Thakur Singh, del ministerio indio de Relaciones Exteriores, durante una rueda de prensa en Bangkog, en el marco de la cita de ASEAN. Este gigante asiático actuó así preocupado por la llegada masiva de productos chinos a su territorio, como también porque los productos agrícolas australianos y neozelandeses perjudiquen a sus agricultores. “Nuestra decisión fue guiada por el impacto que este acuerdo tendría en los habitantes”, comentó Vijay Thakur Singh.

Con India, este tratado habría creado un mercado que reuniría a casi la mitad de la población mundial y aportaría más del 30% al PIB del planeta. Pero, incluso sin India, estos países se pusieron de acuerdo en Bangkok para suscribir este texto en 2020 y poner en marcha el tratado. En un comunicado oficial se señaló que los diferentes países involucrados han “concluido sus negociaciones para dar respuesta esencialmente al conjunto de sus problemas de acceso a los mercados”. India siempre será “bienvenida”, señaló el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Le Yucheng.

Según analistas internacionales del área, el RCEP aportaría también un poco más de influencia China en una gran parte de Asia, en un momento en que Estados Unidos tiende a retirarse de la región desde la llegada del presidente Donald Trump a la Casa Blanca. En enero de 2017, este último retiró a su país del gran proyecto competidor, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), promovido por su predecesor demócrata Barack Obama. La retirada estadounidense “fue un acto simbólico muy fuerte y la tendencia (de repliegue de Estados Unidos en Asia) continúa”, estima el analista Alex Holmes, de Capital Economics. “Esto permite a China reforzar su influencia”.

El primer ministro chino acudió a la cumbre de la Asean, así como sus homólogos ruso, japonés, indio y australiano. Australia y Nueva Zelanda, además, han expresado sus preocupaciones por la falta de regulación y derechos de los trabajadores y las débiles leyes de protección medioambiental en algunos de los países. Las crecientes tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur, también han sido un factor presente en las negociaciones que podrían haber sido un factor que descarrilara el RCEP, el cual, además, carece de disposiciones para la liberalización de empresas estatales.

“Creo que es importante que India esté presente” en este acuerdo, señaló el primer ministro australiano, Scott Morrison, antes del anuncio de la diplomática india. Además, sin India, la tercera mayor economía asiática -pese a ser un proceso a 10 o 15 años -, el RCEP pierda parte de su trascendencia si hubiera tenido allí juntos a India y China. Con todo, quedó en el ambiente que a futuro se harán nuevos esfuerzos para dar garantías a India y buscar su incorporación.

Revisa la edición completa nº 142 – haz click aquí