Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
20309
post-template-default,single,single-post,postid-20309,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

21 Dic Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID)

Expositora: Ana María Portales 

Alumnos: Pedro Pizarro González – Emilio Yáñez Bravo

 

Introducción

La AGCID es un servicio público funcionalmente descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, creado el 19 de junio de 1990 y regulado en la Ley N°18.989 que crea el Ministerio de Planificación y Cooperación y en el Reglamento de Organización Interna de la AGCID, contenido en la Resolución N° 9 de 18 de junio de 2015 del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La agencia se encuentra bajo la supervigilancia del Presidente de la República, por intermedio del Ministerio de Relaciones de Exteriores. La Ley N°19.999 del 10 de Febrero de 2005 modificó la titularidad de las facultades de supervigilancia para ejecutarse por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores en vez del Ministerio de Desarrollo Social y agregó que en aquellos casos en que la cooperación internacional requiera de una contraparte financiera nacional, deberá ser aprobada por el Ministro de Hacienda.

La AGCID tiene como función apoyar los planes, programas, proyectos y actividades del sector, mediante la captación, prestación y administrar recursos de cooperación internacional, a través de la articulación de las ofertas y demandas de cooperación internacional, así como la difusión de oportunidades de formación y perfeccionamiento de recursos humanos en el exterior.

Esta agencia tiene como objetivos estratégicos avanzar hacia un desarrollo inclusivo y sostenible, fortalecer las asociaciones para un desarrollo compartido y consolidar el sistema nacional de cooperación internacional para el desarrollo.

 

Perfil de la expositora

Ana María Portales es Licenciada en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile y con estudios de posgrado en Relaciones Internacionales en el Instituto Ortega y Gasset en  Madrid.  Trabajó  desde  el  año  2001  al  año  2014  en  la  Secretaría  de  la  Cumbre Iberoamericana en temas de Cooperación y ejerce actualmente el cargo de Jefa del Departamento de Política y Planificación de la AGCID.

Contexto del Tema

América Latina y el Caribe enfrentan nuevos desafíos, en que la cooperación internacional es fundamental para acortar la brecha de desarrollo entre los mismos países de la región y respecto al resto del orbe.

Chile es un país que necesita del multilateralismo y la diplomacia para alcanzar resultados favorables en el ámbito de la cooperación para el desarrollo con el objeto de cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible acordada en la Cumbre del año 2015 en New York y con nuestra política exterior, destinada a contribuir a la solución de temas en pos del desarrollo como la pobreza, salud, bienestar, cambio climático y fortalecimiento de la alianza mundial para el desarrollo sostenible1.

La cooperación chilena para el desarrollo trasciende de la dimensión exclusiva del crecimiento económico hacia un contexto más amplio e inclusivo, promoviendo la dignidad de las personas, la justicia social, los derechos humanos y la sustentabilidad. Desde esa perspectiva, la AGCID aborda “una aproximación al desarrollo desde un enfoque multidimensional, incorporando la cohesión social y la sostenibilidad, integrando al proceso de desarrollo al conjunto de los actores de nuestras sociedades, con especial atención, a los grupos desfavorecidos o marginados.”2 Durante mucho tiempo se relacionó el concepto de desarrollo con el ingreso per cápita de un país, lo cual de ninguna manera es un corolario de la desigualdad existente ni de la forma en mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Para alcanzar el cumplimiento de estos objetivos, el trabajo de la AGCID se materializa en mecanismos innovadores con enfoque en la cooperación internacional, la cooperación descentralizada y la creación de capital humano avanzado y hacia un desarrollo inclusivo y sostenible, como el proyecto Kizuna, el Fondo Chile, el Fondo Chile-México, el Fondo Chile-España3, entre otros.

 

Temáticas tratadas

La expositora señaló que Chile, en octubre de 2017, fue graduado por el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, por el hecho de haber superado durante tres años consecutivos el ingreso per cápita de 12.475 dólares, lo que no necesariamente tiene que ser bienvenido, toda vez que a través de estos parámetros se define qué países reciben o no cooperación y nuestro país requiere de apoyo internacional para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados de la Agenda 2030.

Agregó que el hecho de graduarnos trae ciertas obligaciones, que la crisis sanitaria ha puesto aún más en evidencia. Por ello, Chile ha fomentado junto a otros países como Portugal, España y Japón, el concepto de desarrollo en transición, el cual comprende a aquellos países que están creciendo y se enfrentan a constantes oportunidades de mejorar, pero también que cuentan con desafíos, que no se pueden solucionar individualmente. Resaltó la necesidad de buscar instrumentos de cooperación internacional, para obtener mejores recursos, tecnologías y recoger la experiencia de países desarrollados, y de esa forma, encontramos con la cooperación triangular, que es entendida desde una base de horizontalidad, consenso, equidad y beneficio mutuo4, donde AGCID tiene proyectos con Alemania, Belize, Brasil, España, Japón y la Unión Europea.

Posteriormente se refirió a otro de los roles que implementa AGCID: la cooperación Sur- Sur, con el objeto de obtener beneficios mutuos versus una cooperación selectiva y focalizada, con gran énfasis en la cooperación técnica horizontal, a través de la transferencia de recursos humanos y científicos entre los países en desarrollo, principalmente llegando a consensos en comisiones mixtas en América Latina y el Caribe, con el claro objetivo de obtener una cooperación para el desarrollo. Esta transferencia técnica conlleva la intención de formar capital humano avanzado, a través de diversas ofertas de estudios y perfeccionamientos para funcionarios de América Latina y el Caribe en Chile, focalizados en las áreas de interés de la política exterior de nuestras relaciones internacionales. Una de las formas de promover proyectos de cooperación Sur-Sur, es a través del Fondo Chile, que ha permitido generar lazos con más de 30 países de América latina, el Caribe, Asia Pacífico y África, relacionándonos con países que cuentan con un índice de desarrollo humano igual o menor al de nuestro país, buscando mejorar la calidad de vida de las personas, con la convicción de que la cooperación sí cambia realidades.

En cuanto a la coordinación con actores internacionales, reforzó la idea de fortalecer el multilateralismo a través de la diplomacia y la política exterior del Estado. Destacó como uno de los elementos de cooperación importantes a la Alianza del Pacífico, que busca impulsar un mayor crecimiento entre los países miembros, independiente de las fronteras territoriales, estableciendo herramientas de integración política, económica y de cooperación internacional y fomentando las economías de dichos Estados. Agregó como relevante forma de integración, reforzar la alianza estratégica con México, para mejorar la cooperación con países del Caribe y el fondo triangular Chile-España.

En lo referente a la coordinación con actores nacionales, indicó que la AGCID refuerza las relaciones con los Ministerios sectoriales, con otras instituciones públicas, como la ANID, y con Universidades, las que otorgan capital humano. Sin embargo, la agencia tiene una intención aún más ambiciosa consistente en formar mesas multilaterales, donde encontremos tanto representantes de empresas y el mundo privado, como de la sociedad civil y las ONG, homologando el lenguaje para que todos interpreten en el mismo sentido lo que es la cooperación internacional para el desarrollo.

Cabe destacar que la Agencia ha tenido además una profunda relación con la Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello”, mediante capacitaciones a alumnos de primer y segundo año, apoyo al curso internacional y fomento al componente de soft power en la cooperación para el desarrollo.

 

Desafíos que se plantean

 

El trabajo de la AGCID se orienta hacia el cumplimiento de la Agenda 2030, donde uno de los grandes desafíos es fomentar un cambio de paradigma en América Latina y el

Caribe, impulsando el desarrollo de manera sostenible, inclusivo y con visión de largo plazo, cooperando con la disminución de las brechas existentes en la sociedad, ya sean formativas, educacionales, de género, territoriales y respecto de las minorías, entre otras.

En este sentido se debe poner la dignidad e igualdad de las personas en el centro de la discusión, coordinando proyectos, fondos y ayuda humanitaria para fomentar el desarrollo de aspectos tan esenciales como el fin a la pobreza en todas sus formas, adoptar medidas para combatir el cambio climático, conservar y utilizar en forma sostenible los océanos y recursos marinos, lograr igualdad de género y garantizar una educación inclusiva entre otros, los cuales son parte de los 17 ODS de la Agenda 2030. Destacó, entre ellos, mejorar las condiciones bajos las cuales se desarrolla el trabajo informal tanto en Chile como en el resto de la región, y que la creación y regulación de este tipo de trabajos sean bajos los derechos y protecciones consagradas internacionalmente, buscando que sean empleos estables, sostenibles y con fuerte protección a los derechos de los trabajadores.

Es indudable que al encontramos ante una situación anormal de crisis sanitaria, que ha provocado la pandemia del COVID-19, se presentan perspectivas más inciertas, no obstante la AGCID se compromete con los rasgos trascendentales de la cooperación internacional.

De esa forma, toma relevancia el mantener una ayuda humanitaria sostenible en el tiempo, pero avanzando en conjunto, fortaleciendo el multilateralismo y cooperación; cuestión que no está siendo entendida por todas las potencias, especialmente quienes se enfrentan en una Guerra Comercial que pareciera ser más importante que cualquier tipo de cooperación. Es así, como muchos recursos deben ser redestinados a combatir los efectos de la pandemia, enfocándose en mantener las condiciones de salubridad y salud de las personas, facilitando los medios de intercambios de insumos y tecnologías, sobre todo en aquellos países que tienen menos recursos y capacidad humana y estructural de enfrentar adecuadamente este momento crítico para el orden mundial.

 

Perspectivas de Chile a Futuro

Ante la pregunta sobre por qué Chile tiene que seguir cooperando, la respuesta puede ser difícil de entender para quienes no están relacionados con la cooperación internacional, pero mantenernos en esa línea es fundamental, pues no hay que olvidar nunca que no vivimos solos en el mundo y la diplomacia multilateral tomará un valor cada vez más importante con el objetivo de solucionar problemas por medio de la cooperación.

Agregó que otro de los temas que no podemos soslayar como país corresponde al fomento que se le debe dar a la producción y protección de empleos, porque la crisis económica a futuro es inevitable y debemos estar lo mejor preparados posibles para enfrentarla de mejor manera, tanto en nuestro país como a nivel regional.

Para la AGCID, el espacio que se abre para trabaja la diplomacia científica es esencial a través del programa de becas para capital humano, la cooperación triangular y

actuaciones conjuntas de ciencia en la diplomacia, ciencia para la diplomacia, diplomacia para la ciencia y soft power para fortalecer las relaciones internacionales.

Finalmente, es necesario mantener la cooperación en otros ámbitos que ha significado un esfuerzo significativo por parte de la AGCID y otros organismos públicos e internacionales, como es la adopción de medidas para combatir el cambio climático y especialmente en el caso de Chile, mantener los proyectos destinados a mejorar la información y tecnologías que busquen hacer frente a los desastres naturales.

1 Desarrollo, A., 2020. BROCHURE Agencia Chilena De Cooperación Internacional Para El Desarrollo- 2019  Español-Inglés.  [online]  Issuu.  Disponible  en:  <https://issuu.com/agci/docs/brochure_full    4_> [Visitado el 15 Mayo 2020].

2 https://www.agci.cl/acerca-de-agci/politica-y-estrategia-de-cooperacion

3  AGCID,  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores.,  2020. [online]  Repositorio.conicyt.cl. disponible en:

<http://repositorio.conicyt.cl/bitstream/handle/10533/206666/RESUMEN_EJECUTIVO_DE_LA_POLITICA

_Y_ESTRATEGIA_DE_COOPERACION_INTERNACIONAL_CHILENA_PARA_EL_DESARROLLO.pdf?sequen

ce=1&isAllowed=y> [Visitado el 15 de Mayo 2020].

4 Agci.cl. 2020. Cooperación Triangular. [online] Disponible en:

<https://www.agci.cl/que-es-la-cooperacion/triangular> [Visitado 12 May 2020].