Chile y la Unión Europea: una asociatividad con proyección Diplomática - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
20076
post-template-default,single,single-post,postid-20076,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

05 Oct Chile y la Unión Europea: una asociatividad con proyección Diplomática

Concluyó segundo segmento del Curso Internacional 2020 “Diplomatic training on European Union Functioning and EU-Chile Relations”.

 

Estudiantes de primer año de la Academia Diplomática de Chile y del Curso Internacional 2020 para diplomáticos de América Latina y del Caribe participaron en un entrenamiento impartido por el Colegio de Europa y copatrocinado por la Delegación de la Unión Europea y la Academia Diplomática de Chile. El objetivo fue conocer mejor el funcionamiento de la Unión Europea y, en particular, sus procesos negociadores y la toma decisional. 

En la fase de diálogos interactivos, reconocidos profesores del Colegio de Europa analizaron las instituciones, la política exterior, las prioridades temáticas y la política comercial de la UE. Se efectuó una práctica de simulación de los actores e instituciones que toman las decisiones comunitarias.

El Director de la Academia Diplomática, Embajador Miguel Ángel González, señaló que este curso prepara a los futuros diplomáticos en temas que son esenciales para la labor que desarrollarán al servicio de sus países. Destacó el trabajo conjunto en momentos complejos para la Unión Europea, donde esta sigue siendo un referente global.

Las realidades nacionales y el orden internacional exigen procesos de adaptación y comprensión. Allí el diálogo con la UE tiene un alcance particular, atendiendo el nivel de convergencias en torno a principios y temas fundacionales, donde los diplomáticos deben contribuir a favorecer entendimientos globales. En este contexto, la democracia, la protección y promoción de los derechos humanos y el Estado de Derecho son valores fundamentales cautelados. 

El nuevo Jefe de la Delegación de la UE en Chile, Embajador León de la Torre, resaltó que este curso se realiza por tercer año consecutivo y ha permitido un interesante acercamiento para el desarrollo profesional de los participantes. De igual manera, se refirió al potencial que ofrece la asociación estratégica entre Chile y la UE y la inquietud por enriquecer las relaciones entre la UE, América Latina y el Caribe, en todos los ámbitos. 

La política exterior de la Unión Europea fue calificada de innovadora, la cual contribuye en temas determinantes para la gobernabilidad global y donde es necesario abrir espacios renovados para el diálogo, la cooperación y la diplomacia. El contexto de la pandemia ha mostrado la necesidad de actuar coordinadamente tanto a nivel sanitario como en la respuesta económica y social. Ello exigirá repensar la forma de articular el orden internacional y los esquemas de cooperación.

En esta oportunidad se conversó sobre la construcción de una política medioambiental comunitaria y el alcance del European Green Deal. Esta es un área en que la UE ha asumido posiciones definidas para estimular una activa transición a la sostenibilidad y a la meta de la carbono-neutralidad.

La política comercial comunitaria fue objeto de un análisis, que identificó las áreas de competencias exclusivas y las excepciones a la acción colectiva. En este ámbito, los acuerdos comerciales han tenido importantes efectos en las relaciones bilaterales. El Acuerdo de Asociación Política, Económica y de Cooperación entre Chile y la Unión Europea se encuentra en proceso de expansión, orientado hacia una nueva generación que incorporará temáticas de vanguardia (ciberseguridad, comercio electrónico, propiedad intelectual, calidad de las instituciones y desarrollo sostenible).

En síntesis, durante este curso, una comunidad de diplomáticos jóvenes tuvo la oportunidad de conocerse virtualmente intercambiando experiencias, generando redes y reflexionando sobre diversos temas de la agenda internacional. Ello le concede un valor agregado a la formación y permitió practicar habilidades negociadoras. Esto es esencial para estar mejor entrenados y ser actores de una diplomacia de futuro que demanda crecientemente conocimientos de la transformación tecnológica, de procesos geopolíticos y de cambios culturales.

El Colegio de Europa y la Unión Europea están contribuyendo a tener una mirada amplia y sustentada de las relaciones interregionales y de cómo, desde diversas regiones, se construye un orden global. Este es un momento complejo, de cuestionamientos a los principios y valores que guían nuestra convivencia y pueden amenazar el compromiso democrático de nuestras sociedades, con altos riesgos de autoritarismos, populismos y quebrantamiento del principio básico de autoridad y del propio Estado de Derecho.

Chile debe estar en condiciones de dialogar para fortalecer la resiliencia ante estas amenazas. Allí, debemos potenciar convergencias como país afín a la Unión Europea, con la cual podemos articular posiciones para fortalecer la democracia y las libertades fundamentales. Visiones multilaterales compartidas refuerzan esos entendimientos estructurales. 

En la sesión de clausura, los estudiantes recibieron un reconocimiento de las instituciones copatrocinadoras. Guido Benavides, alumno de primer año, y Cleopatra Parkins, a nombre del Curso Internacional, agradecieron la oportunidad ofrecida por este entrenamiento para su formación. “Este ejercicio fortaleció el significado del diálogo y la cooperación entre los diversos actores del escenario internacional tanto bilateral como multilateral”, concluyó Guido Benavides.