Ciclo de Encuentros Diplomáticos Embajador Juan Martabit a los estudiantes de la Academia Diplomática: “Entran a un mundo de servicio público que no tiene comparación” - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
19617
post-template-default,single,single-post,postid-19617,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

26 Jun Ciclo de Encuentros Diplomáticos Embajador Juan Martabit a los estudiantes de la Academia Diplomática: “Entran a un mundo de servicio público que no tiene comparación”

Como cada jueves, el 18 de junio, se realizó una nueva sesión del “Ciclo de Encuentros Diplomáticos”. 

Sobre el ejercicio de la carrera, el embajador comentó lo qué significa desarrollarse profesionalmente en distintos lugares del mundo. “Cualquier país al que sean destinados va a ofrecerles mucho y depende de ustedes cómo quieran ver al país y qué provecho quieran sacarle en lo personal y en lo institucional”, expresó. 

Al mismo tiempo, explicó que, a su juicio, es primordial trabajar con buenos conductores, en este caso embajadores, a los cuales hay que llegar con un espíritu muy abierto. “La carrera, especialmente al comienzo, tiene que ser conducida con un profundo espíritu de aprendizaje”, destacó.  

A ello sumó, que, para llevar a cabo una buena diplomacia, aparte de las virtudes personales que deben tener y la conducción, es clave no salirse de ciertos principios generales que determina la historia de Chile y que fija el gobierno al ejecutar estratégicamente la política exterior. 

El embajador Martabit agregó que la tarea de los futuros diplomáticos es la innovación, es decir, llegar al Ministerio con nuevas visiones, respetando la tradición, aprendiendo de la experiencia, pero estando atento a transmitirlo a las autoridades. 

“Ustedes pueden ser las mejores antenas para ir captando esa evolución necesaria que va a necesitar siempre la política exterior. Ese pasarse la mano entre la tradición. La experiencia y la innovación hace a la diplomacia de un país creíble, confiable, fuerte”, les dijo a los alumnos. 

Sobre los temas principales más relevantes a los cuales hay que dedicarse, mencionó las relaciones vecinales, el cambio climático, migraciones, las tecnologías y las nuevas formas de comunicación, derechos humanos, los océanos, la Antártica, el tema de género y los nuevos marcos jurídicos para la convivencia internacional post pandemia. Frente a ellos, recalcó la importancia de estudiarlos y prepararse bien para atenderlos.  

Finalmente, y al hacer un repaso por su carrera, hizo hincapié en que todo lo que conoció de América Latina, Asia y África le permitió, posteriormente, presidir grandes conferencias. Especial mención tuvo su labor como embajador en Países Bajos. “Después de estar en Ginebra, La Haya fue una de las experiencias más notables e importantes de mi carrera”, confesó. 

Abordando el ámbito más personal, el embajador se refirió al papel que tiene la familia. “Es el soporte principal para la función diplomática y para la carrera”, concluyó. 

En tanto, el embajador Miguel Ángel González, Director de la Academia Diplomática, destacó el hecho que el embajador Martabit le transmitiera a los alumnos lo apasionante de la carrera diplomática. 

El embajador González también valoró la conversación, que tuvo como objetivo transmitir experiencias que son útiles para los jóvenes que se preparan para representar a Chile en el exterior. 

 

Sin comentarios

Postear un comentario