Diplomacia 3.0 Reducción y gestión del riesgo de desastres: la acción de Chile para impulsar una resiliencia efectiva - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
19821
post-template-default,single,single-post,postid-19821,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

27 Ago Diplomacia 3.0 Reducción y gestión del riesgo de desastres: la acción de Chile para impulsar una resiliencia efectiva

 

  • Presentación del Director Nacional de la Oficina Nacional de Emergencia, Ricardo Toro.

De acuerdo a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la alta probabilidad de ocurrencia de desastres de origen natural es un rasgo distintivo de nuestro país. La “loca geografía” chilena presenta siete de las nueve características de vulnerabilidad ante este tipo de eventos geológicos, geofísicos y climatológicos. 

La gestión del riesgo de desastre es un tema prioritario dentro de la agenda de diálogos de “Laboratorios Naturales”, del ciclo “Diplomacia 3.0”. En este contexto, el Director Nacional de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), Ricardo Toro, efectuó una conversación virtual con los estudiantes de primer año entorno a la generación de desastres, de origen natural, además de abordar los mecanismos de la institucionalidad chilena para fomentar una cultura preventiva y de resiliencia. 

El Director Toro relevó la convivencia mayoritaria de nuestra sociedad con riesgos de origen natural o antrópicos en el territorio nacional. Hizo ver el amplio número de siniestros naturales que nuestro país ha experimentado a lo largo de su historia: si bien tienen una escasa frecuencia, la magnitud del daño que estos han causado ha sido extrema por lo cual nuestro territorio es un espacio idóneo para su estudio científico. Explicó, además, la importancia de explorar maneras de sumar capacidades para monitorear amenazas, como ya se ha hecho con las redes vulcanológica y sismológica.

En esta oportunidad, se abordó la reingeniería realizada por ONEMI desde 2012 para conferir un orden lógico a la planificación y ejecución de la gestión de riesgo de desastres. Esta se efectúa en base a un ciclo que incluye seis momentos consecutivos: prevención, mitigación, preparación, respuesta, rehabilitación y reconstrucción. Estos inciden directamente en la organización actual de la ONEMI.

Dentro de su planificación estratégica, ONEMI desarrolló una Plataforma Nacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, aprobada en mayo de 2015. Esta se basa en los Marcos de Acción de Hyogo (2005) y de Sendai (2015). Estos instrumentos tienen un carácter multisectorial, multidimensional y transversal, facilitando la interacción entre organismos públicos, privados, academia, instancias científica-técnicas, fuerzas armadas, agencias del Sistema de Naciones Unidas en Chile, organizaciones de la sociedad civil y de voluntariado.

La cultura preventiva y de resiliencia de la población de nuestro país fue otro ámbito abordado por el Director Toro. A este respecto, explicó el trabajo que se realizó para identificar los “Factores Subyacentes del Riesgo de Desastres”, con el fin de fomentar el autocuidado de los ciudadanos y favorecer la toma de decisiones para una correcta y oportuna planificación. En 2019, esta metodología, que se aplica en las 345 comunas de Chile, fue destacada internacionalmente como un gran avance para la reducción del riesgo de desastres. 

Se abordó también la acción diplomática y política en el ámbito de la cooperación internacional. El Director Toro profundizó acerca del vínculo tanto con instancias regionales, como PROSUR y APEC, como multilaterales. Aquí, relevó el Fondo Común de Respuesta a Emergencias (CERF), donde el Director de ONEMI integra su Grupo Consultivo, y la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres. En este sentido, la coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores ha sido fundamental para difundir la experiencia de nuestro país en la reducción del riesgo de desastres e intercambiar buenas practicas. 

Finalmente, el Director Toro se refirió a desafíos futuros tanto para la institucionalidad chilena como para ONEMI. Destacó la discusión del Sistema Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres que busca integrar, coordinadamente, a todos los actores involucrados en las fases de la gestión del riesgo.

Las reflexiones de este dialogo interactivo revelan que este es un tema necesario de abordar en la formación de las futuras generaciones de diplomáticos. Este abre oportunidades de investigación, innovación y emprendimiento, tanto a nivel nacional como global, para analizar la génesis natural de estos eventos hasta las consecuencias socio-económicas más complejas que ellos plantean.

Chile, como Laboratorio Natural, tiene condiciones privilegiadas para estudiar las complejidades de estos fenómenos. Estos sugieren una interacción activa entre lo físico y lo social, lo cual es fundamental para entender el alcance de la resiliencia y de las amenazas que pueden generar desastres.