Contacto

 

 

Diplomacia nº 140

DESCARGAR

Las “Fake news”, un desafío contemporáneo mayor - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
18878
post-template-default,single,single-post,postid-18878,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Las “Fake news”, un desafío contemporáneo mayor

11 Oct Las “Fake news”, un desafío contemporáneo mayor

Una concurrida clase magistral con el título “Democracia y diplomacia en tiempos de las fake news”  ofreció el martes la periodista e investigadora  Carme Colomina en la Academia Diplomática de Chile. Su participación permitió una presentación a una audiencia de expertos, académicos y representantes de diversas entidades públicas y privadas, en medio de las charlas especiales ofrecida a los diplomáticos en formación de dicha Academia sobre el fenómeno de las “noticias falsas” y su impacto en la sociedad contemporánea.

Carme Colomina, española, es investigadora especializada en Unión Europea en temas de desinformación y política global. También es profesora asociada del Colegio de Europa, en Brujas, Bélgica, donde imparte un curso sobre gestión de la comunicación en la Unión Europea, y en la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona.

Al presentarla, el Subdirector de la Academia Diplomática, Christian von Loebenstein, remarcó la importancia que el tema adquiría en el contexto internacional y dentro de los países. “Es una paradoja, pero las “fake news” son hijas de la libertad de expresión. Es dentro de ese tejido surgido de la diversidad de redes y con la fuerza de la inmediatez sin control, que hombres o mujeres se han entusiasmado en hacer creer falsedades que parecen verdades” señaló.

Por su parte, Quentin Weiler, Jefe de Delegación Adjunto de la Unión Europea en Chile, remarcó que esa entidad asumía como parte de sus estrategias de colaboración con Chile y otros países los ciclos de temas claves, como los que abordaba la experta española.

Carme Colomina recalcó que hoy vivíamos en medio de “la política de las emociones”. Subrayó que la práctica de esta realidad generaba mitos y falsedades con características de hecho real que no siempre un desmentido podía desmontar o borrar. Señaló los esfuerzos hechos en la Unión Europea donde se ha creado una sistematización de tales publicaciones bajo la página “Euromyths” (Euromitos).  Describió, con ejemplos concretos, los fenómenos generados por el mal uso de las redes sociales y su capacidad digital de multiplicar la difusión de un hecho falso o equivocado. Destacó que la utilización maliciosa generada por estas prácticas podía aglutinarse en tres ámbitos: la información falsa por error; la desinformación planificada con hechos y citas falsas; la malformación destinada a rescatar un acontecimiento tangencial para hacerlo visible en función de perjudicar a un tercero.

Rescató la afirmación hecha por el Subdirector Von Loebenstein en el sentido que “la educación frente a los flujos de información aparece otra vez como una necesidad mayor”. Y esto porque las noticias falsas encuentran su fortaleza de credibilidad en el receptor que no cuestiona ni tiene capacidades críticas frente a lo que se le entrega.

Por ello, presentó una matriz que orienta respecto a cómo reaccionar frente a ciertas noticias de origen dudoso. Primero, chequear el contenido tanto de los hechos como de los datos aportados; segundo, verificar el origen y fuente de la entidad que entrega esa información; tercero, verificar la existencia del autor o dudar cuando éste no existe; cuarto, chequear  las fuentes que se aluden comparando con otros medios; quinto, poner atención en las imágenes especialmente si estas aparecen ligadas a acontecimientos de otro carácter; sexto, tal vez lo más importante, no compartir esa información hasta no estar cierto que ella es válida y confiable.

Colomina reconoció que todo lo que vivimos con las redes y los diversos fenómenos que ellas determinan es materia de permanente debate y enfrenta la capacidad de fijar normas. Al mismo tiempo está un hecho ya persistente: “la tecnología  va muy por delante de la política”. Y ello genera realidades complejas como el anuncio de los programas de “deep fake”, capaces de cambiar los gestos de una persona en el registro de un discurso o declaración realizada por ésta.

A la clase magistral siguió un intercambio de preguntas y comentarios con los presentes, donde se reflejó la trascendencia e inquietud que el fenómeno de las “fake news” genera frente al convivir presente y futuro de las sociedades.

 

 

Clase Magistral "Democracia y Diplomacia en tiempos de las Fake News" por Carme Colomina

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.