Presentación de libro sobre ciencia y diplomacia La Academia Diplomática proyecta a la diplomacia científica como una nueva forma de hacer diplomacia - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
21433
post-template-default,single,single-post,postid-21433,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

08 Mar Presentación de libro sobre ciencia y diplomacia La Academia Diplomática proyecta a la diplomacia científica como una nueva forma de hacer diplomacia

“Aumentar la inversión y el número de personas dedicadas a la ciencia es un desafío como sociedad”, expresó la Dra. María Cecilia Hidalgo.

Como parte de las actividades de diplomacia científica, la Academia Diplomática de Chile (ACADE) lanzó el primer volumen del libro “Ciencia, conocimiento, tecnología e innovación: nuevos mapas para la diplomacia”.

La Ministra (S) de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, presentó este volumen, que recoge diversas voces y miradas las cuales convergen en torno al valor de la relación entre ciencia y sociedad. Destacó la contribución de la comunidad científica a la toma de decisiones políticas, como se ha evidenciado en el proceso negociador del cambio climático y en nuevos esquemas institucionales contra el Covid-19.

Estas son preocupaciones que esta obra expone desde diferentes perspectivas y que tienen que ver, tal como lo señala el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, en su mensaje inicial a este volumen, con el lugar que la ciencia y el conocimiento tienen en la sociedad y, específicamente, en las prioridades del Estado en este ámbito. Analiza los nuevos espacios para la diplomacia y la ciencia: estos son claves para un país que piensa y mira hacia el futuro. Reflexiona también sobre los desafíos que ha planteado a las personas y a la sociedad el Covid-19 y sus impactos multidimensionales. Aborda, igualmente, el desarrollo sostenible como un gran vector de cambio, que deben orientar una cultura de la sostenibilidad.

La obra contiene además una completa reflexión de los laboratorios naturales como un concepto asociado a singularidades geográficas y geológicas, presentes en nuestro territorio, de alto valor para efectuar ciencia de excelencia. Todo ello se relaciona con nuestra matriz productiva y el impacto de las energías renovables no convencionales (ERNC), el hidrógeno verde, los minerales estratégicos y la agroindustria. Estos y otros temas se relacionan también con ámbitos que enriquecen las perspectivas científicas, sociales, económicas y culturales, considerando las comunidades y las identidades.

Los expositores destacaron el alcance de la apropiación social de los temas de ciencia, conocimiento, tecnología e innovación, que constituye una fuerza transformadora con un profundo impacto cultural.

El Embajador Miguel Ángel González, Director de la ACADE, recordó que la Academia incorporó estos temas como parte de sus actividades regulares de formación y extensión. Es claro que las nuevas generaciones de diplomáticas y diplomáticos deben estar en condiciones de intervenir en diversos procesos vinculados al desarrollo del conocimiento científico y de la innovación tecnológica, como las regulaciones y la cooperación internacional.

En este sentido, la diplomacia debe tener capacidades para contribuir a relacionar lo local con lo internacional. La ciencia, el conocimiento, la tecnología y la innovación (CTCI) son parte de un nuevo ciclo de las relaciones internacionales y ello debe reflejarse en la política exterior, donde debemos enfrentar una transición activa hacia una cultura de la sostenibilidad. Ello implica una acción en temas relacionados a la matriz productiva, donde hay aspectos de alto interés y sensibilidad como las energías renovables no convencionales, el hidrógeno verde, los minerales estratégicos y la agroindustria.

Los artículos de esta parte hacen referencia a cómo la diplomacia científica puede apoyar la gobernabilidad de la CTCI. El Ministro de Ciencia, Andrés Couve, se refirió a los desarrollos institucionales y en especial a los desafíos que se presentarán al propio Ministerio de Ciencia, a la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y a los esquemas de representación macrozonales regionales del Ministerio de Ciencia.

La Dra. María Cecilia Hidalgo, Presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, planteó un conjunto de preocupaciones fundamentales vinculadas a la inversión en ciencia, la baja cantidad de científicas y científicos en Chile, en comparación a los países de la OCDE, la alta productividad científica chilena y el valor de la asociatividad.

Hizo especial énfasis en un tema: la brecha de género en la ciencia chilena. “Las mujeres representan a más de un tercio de las personas que hacen investigación científica en Chile […] es un desafío reducir las brechas y abordar las dificultades que enfrentan las investigadoras nacionales”, hizo ver la Dra. María Cecilia Hidalgo. Este es un tema que la sociedad debe asumir estructuralmente. Es indispensable que una Política Exterior que promueve activamente la participación real de la mujer tenga una expresión en la ciencia.

Este primer volumen del libro es el inicio de una reflexión analítica con una importante participación de la comunidad científica. El segundo volumen se focalizará en los desafíos de la CTCI frente a un nuevo ciclo de política exterior, donde Chile está asumiendo la fuerza transformadora de la CTCI como factor de cambio socio-cultural. Esto convoca a la diplomacia científica y a la participación inclusiva en un conjunto de materias que están incidiendo, crecientemente, en la agenda global. Allí, nuestro país debe potenciar ventajas comparativas como los laboratorios naturales y el establecimiento de un hub digital.

El desafío es cómo la diplomacia debe ser actora de estos procesos, contribuyendo a materializar el posicionamiento internacional de Chile, en un escenario de mega tendencias, donde el talento y el capital humano avanzado serán clave para el desarrollo integral y el bienestar de chilenas y chilenos.

La reunión concluyó con un saludo especial para la nueva Directora de la ACADE, Embajadora María del Carmen Domínguez, invitando a la Academia a proseguir el diálogo entre diplomacia y ciencia como una dimensión central del nuevo ciclo de Política Exterior.

El primer volumen del libro “Ciencia, conocimiento, tecnología e innovación: nuevos mapas para la diplomacia” se encuentra disponible para descarga en el siguiente enlace: https://academiadiplomatica.cl/download/ciencia-conocimiento-tecnologia-e-innovacion-nuevos-mapas-para-la-diplomacia/