La nueva Ley Antártica Chilena - Academia Diplomática de Chile Andrés Bello
Academia Diplomática de Chile Andrés Bello | La Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello” es una entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile cuya misión primordial es formar a los futuros diplomáticos del país.
Acade, Academia Diplomática de Chile "Andrés Bello", Academia Diplomática, Chile, MINREL, minrel, Ministerio de Relaciones Exteriores, Diplomacia, Diplomacia pública, Diplomático, Diplomacia Digital, Academia, Gobierno, Chile
19785
post-template-default,single,single-post,postid-19785,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

25 Ago La nueva Ley Antártica Chilena

Camilo Sanhueza Bezanilla

Embajador

Director de Antártica (2011-2013, 2018-2020)

Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

La nueva Ley Antártica constituye un hito en la historia nacional. Esta es la primera vez que Chile dicta una norma marco para regular las actividades en el Sexto Continente, en consideración a las dimensiones nacional, regional, y global. 

Uno de los principales desafíos en este proceso legislativo ha sido encontrar los equilibrios adecuados. Los asuntos antárticos demandan una consideración constante de un conjunto de sensibilidades. La ley reafirma nuestros derechos soberanos sobre el Territorio Chileno Antártico e inmediatamente declara su ejercicio en pleno respeto a los compromisos internacionales del país. Aquellos que han sido adquiridos a través de los instrumentos del Sistema del Tratado Antártico tienen un papel fundamental en los objetivos de la ley.

Esta norma refuerza, significativamente, la institucionalidad antártica nacional, tanto en materia de competencias y atribuciones de los órganos públicos más relevantes como de los documentos que deben guiar su actuar. Se reconoce el rol histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores, como asesor principal del Presidente de la República en todos los temas antárticos: el Canciller preside el Consejo de Política Antártica, es el responsable de conducir la política antártica, efectuar la coordinación interministerial, asumiendo la representación internacional del país en los órganos del STA. El funcionamiento de esta institucionalidad requiere constante claridad y transparencia presupuestaria, lo que constituye otros de los avances de la nueva norma.

Uno de los mayores desarrollos en esta temática durante las últimas décadas ha sido el interés por la protección del medioambiente antártico y sus ecosistemas dependientes y asociados. En este sentido, la ley establece un completo sistema para la regulación de las actividades antárticas, que garantice la sustentabilidad de las mismas, además del respeto e implementación de los valores ambientales. 

La elaboración de esta ley, que como proyecto venía gestándose desde los primeros años de este siglo, se desarrolló en términos concretos a partir del año 2011, cuando se creó la Dirección de Antártica del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tuve la responsabilidad de dirigirla desde entonces y hasta el 2013. A inicios del 2014, se ingresó el proyecto de ley al Congreso Nacional. 

El año 2018 me correspondió asumir nuevamente tal Dirección, por lo que he tenido el gusto de participar activamente en el proceso que ahora concluye con la promulgación de la nueva Ley Antártica. Debe destacarse el apoyo a esta idea de parte del Presidente Sebastián Piñera en sus dos gobiernos y de los sucesivos Cancilleres. Junto con ello, el trabajo dedicado y comprometido del Dr. Luis Valentín Ferrada, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y asesor de la Dirección de Antártica en la elaboración de la ley desde el año 2011.

La Antártica representa para nuestro país grandes y variados desafíos, a mediano y largo plazo, desde ecosistémicos a geopolíticos, desde económicos a logísticos y operativos. La nueva Ley Antártica genera las condiciones para que Chile potencie las ventajas comparativas de este Laboratorio Natural, permitiendo a científicos, académicos y diplomáticos cautelar y promover una Política de Estado.